Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del periodo de campaña del 30 de marzo al 5 de julio del presente año.
Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Semilla de maíz criollo de la CDMX, con 100 años de antigüedad

Publicado el 02 Diciembre 2017
WhatsApp Image 2017-11-01 at 12.09.00 (1)(1).jpeg

En la Ciudad de México se preservan las variedades naturales de maíz criollo, originarias de la región y que han sido heredadas por generaciones, por lo que hay semillas cuyo origen data de un siglo.

Así lo comentó Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, quien comentó que en el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por el doctor Miguel Ángel Mancera, se impulsan acciones que permiten conservar y aprovechar sustentablemente los cultivos nativos, como el maíz.

Refirió que en la Ley de Desarrollo Agropecuario, Rural y Sustentable del Distrito Federal se encuentra establecido el derecho que tienen las personas campesinas a determinar las variedades de semillas que quieran plantar, rechazando aquellas que consideren peligrosas económica, ecológica y culturalmente. Indicó que el 98% de las personas que se dedican al cultivo de maíz ocupan las semillas que han sido heredadas por generaciones, a través de los padres y abuelos, por lo que tienen una antigüedad de hasta 100 años; y el resto de las y los productores las obtienen de zonas aledañas a la Ciudad de México, según el proyecto global de maíces nativos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Subrayó que en la primera Constitución de la Ciudad de México quedó plasmado el derecho a la conservación y protección de los cultivos nativos y tradicionales, principalmente del maíz; además de no ser susceptibles de apropiación por ninguna empresa privada, nacional o extranjera.

Expresó que desde la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades se apoyaron proyectos que fortalecen la conservación de este cereal milenario, además de que recurren a las buenas prácticas para obtener una producción orgánica.

Señaló que para que las semillas sigan siendo heredadas a más generaciones, en la Constitución de la CDMX se señala que “se impedirá el uso de todo producto genéticamente modificado que pueda causar daño a los ecosistemas, a la salud y a la sociedad”.

Recordó que la #CapitalSocial cuenta con 2 mil 397 personas productoras de maíz, quienes siembran 23 variedades de este cultivo, entre las cuales sobresalen el azul, amarillo, cacahuacintle, blanco y pozolero, y obtienen 4 mil 836 toneladas.

Comentó que este cereal se emplea de diferentes maneras dentro de la gastronomía, para la elaboración de sopas, platos fuertes, tlacoyos, sopes, gorditas y postres, atoles y tamales, entre otros platillos que se pueden encontrar en el recetario Hijos del maíz.