Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Semilla de maíz criollo de la CDMX, con 100 años de antigüedad

Publicado el 02 Diciembre 2017
WhatsApp Image 2017-11-01 at 12.09.00 (1)(1).jpeg

En la Ciudad de México se preservan las variedades naturales de maíz criollo, originarias de la región y que han sido heredadas por generaciones, por lo que hay semillas cuyo origen data de un siglo.

Así lo comentó Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, quien comentó que en el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por el doctor Miguel Ángel Mancera, se impulsan acciones que permiten conservar y aprovechar sustentablemente los cultivos nativos, como el maíz.

Refirió que en la Ley de Desarrollo Agropecuario, Rural y Sustentable del Distrito Federal se encuentra establecido el derecho que tienen las personas campesinas a determinar las variedades de semillas que quieran plantar, rechazando aquellas que consideren peligrosas económica, ecológica y culturalmente. Indicó que el 98% de las personas que se dedican al cultivo de maíz ocupan las semillas que han sido heredadas por generaciones, a través de los padres y abuelos, por lo que tienen una antigüedad de hasta 100 años; y el resto de las y los productores las obtienen de zonas aledañas a la Ciudad de México, según el proyecto global de maíces nativos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Subrayó que en la primera Constitución de la Ciudad de México quedó plasmado el derecho a la conservación y protección de los cultivos nativos y tradicionales, principalmente del maíz; además de no ser susceptibles de apropiación por ninguna empresa privada, nacional o extranjera.

Expresó que desde la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades se apoyaron proyectos que fortalecen la conservación de este cereal milenario, además de que recurren a las buenas prácticas para obtener una producción orgánica.

Señaló que para que las semillas sigan siendo heredadas a más generaciones, en la Constitución de la CDMX se señala que “se impedirá el uso de todo producto genéticamente modificado que pueda causar daño a los ecosistemas, a la salud y a la sociedad”.

Recordó que la #CapitalSocial cuenta con 2 mil 397 personas productoras de maíz, quienes siembran 23 variedades de este cultivo, entre las cuales sobresalen el azul, amarillo, cacahuacintle, blanco y pozolero, y obtienen 4 mil 836 toneladas.

Comentó que este cereal se emplea de diferentes maneras dentro de la gastronomía, para la elaboración de sopas, platos fuertes, tlacoyos, sopes, gorditas y postres, atoles y tamales, entre otros platillos que se pueden encontrar en el recetario Hijos del maíz.